Semáforo de la Indumentaria Argentina – Enero 2019

Semáforo de la Indumentaria Argentina – Enero 2019

publicado en: Sin categoría | 0

Fuerte contracción de las exportaciones de ropa argentina

La crisis del sector impactó negativamente en las ventas al exterior de prendas nacionales, que aún no muestran reacción a la mejora cambiaria

Durante el acumulado enero – noviembre de 2018, las exportaciones de ropa totalizaron U$S 20 millones, 35,3% por debajo del nivel del año 2017, según datos del INDEC. Con estos valores, se estima que las exportaciones cerrarán 2018 en U$S 22 millones, muy por debajo del nivel del año 2012, cuando habían alcanzado $110 millones.

Por su parte, las importaciones de ropa cayeron 19,5% en noviembre de 2018 en relación mismo mes del 2017, mientras que si la medición se realiza en kilogramos, la contracción fue de 13,2%. La diferencia corresponde a la variación de los precios promedio de importación, que cayeron 7,2%. La reducción de las importaciones en el período está asociada a la mejora de 40,5% en el tipo de cambio real con China (país origen de más de la mitad de nuestras importaciones de ropa) entre diciembre de 2018 y mismo mes de 2017, según información del Banco Central. En el acumulado enero noviembre de 2018, las importaciones fueron de U$S 479,3 millones, por lo cual la balanza comercial del sector mostró un déficit de U$S 459,3 millones.

La demanda de ropa continúa en caída: en los 300 comercios minoristas relevados por CAME, las ventas de indumentaria y lencería se contrajeron 11,5% anual en diciembre de 2018. Según el INDEC, en el mes de octubre las ventas de ropa en Shoppings del Gran Buenos Aires cayeron 9,5% comparado con mismo mes de 2017, mientras que en Supermercados de todo el país se redujeron 11,5%.

Estas caídas se relacionan con la reducción de 15,5% del poder de compra de los asalariados “en blanco” (registrados en la Seguridad Social) para noviembre de 2018, según el Instituto Estadístico de los Trabajadores. La elevada inflación fue la responsable, que también contrajo 13,1% interanual el poder adquisitivo de las jubilaciones, pensiones y asignaciones familiares para diciembre de 2018.

Por su parte, la confianza del consumidor se recuperó 12,1% en diciembre respecto a noviembre, según la Universidad Di Tella, dinámica probablemente asociada a la estabilización del dólar. Sin embargo, analizando respecto a diciembre de 2017, el indicador muestra una caída de 16,7%.

En los últimos días hábiles de diciembre, el Banco Central realizó su relevamiento mensual de mercado a alrededor de 50 consultoras, centros de investigación, entidades financieras y analistas extranjeros respecto de las expectativas para el año que viene. En promedio, el mercado espera una contracción del Producto Bruto Interno (PBI) de 1,2% para 2019 (y una caída de -2,4% en 2018). En relación a los precios, el mercado estima una inflación punta a punta (diciembre 2019 vs. diciembre de 2018) de 28,7%.

Los costos financieros de las empresas del sector continúan en niveles incompatibles con la actividad productiva y la inversión. El BCRA interrumpió la política de reducción de tasas de interés durante diciembre, probablemente por la suba del riesgo país y las dudas sobre la sostenibilidad de la paz cambiaria alcanzada. Para el último día hábil del mes, la tasa de interés anual por adelantos en cuenta corriente se ubicó en 63,5%, según datos del BCRA. Estos niveles, muy por encima de la inflación esperada, restan competitividad a la producción nacional por motivos completamente ajenos a la productividad de las empresas.

El precio de la energía eléctrica subió 108,8% en noviembre de 2018 respecto del valor de un año atrás, según datos del Instituto Estadístico de la Ciudad. Por su parte, la nafta súper se encareció 65,1%, empujando los costos logísticos del sector. Los precios de la ropa en Argentina mostraron un incremento interanual de 32,7% en noviembre de 2018, según estadísticas del INDEC, muy por debajo del nivel general de inflación de 48,5%.

El INDEC publicó los nuevos datos de producción de indumentaria para el tercer trimestre de 2018 (período julio-septiembre), mostrando una caída interanual de 8,8%. Por su parte, la producción de hilados y tejidos (eslabón textil de la cadena de valor) mostró una contracción interanual de 32,2% en noviembre de 2018, según el Estimador Mensual Industrial publicado por el INDEC. La magnitud de la caída deja en evidencia la crisis que atraviesa nuestra cadena de valor y la imperiosa necesidad de implementar políticas de promoción industrial específicas para evitar la quiebra masiva de empresas y la destrucción de puestos de trabajo.

Por último, la caída en la producción de ropa provocó la pérdida de puestos de trabajo “en blanco” generados por nuestro sector. Según los últimos datos disponibles en el Ministerio de Producción y Trabajo, entre el segundo trimestre de 2018 e igual período de 2017, se destruyeron 3.056 puestos, cifra que equivale a una reducción de 6,9% en el plantel del personal de nuestras industrias.